You can do it!

Hoy empiezo clases de cerámica otra vez y eso me emociona y me da terror al mismo tiempo.

Hace unos días platicaba con El Vikingo y le contaba del proceso que estoy viviendo. Hace un año solo estaba enfocada en la emoción de poder hacer cerámica todos los días. Me imaginaba mis días torneando, amasando, esmaltando y cantando durante todos los procesos.

Pasaría unos días de ensueño. Y los pasé.

Pero mientras pasaban los días, mi sueño se convertía en una realidad. Y la realidad me puso a pensar.

Hacer cerámica me hace muy feliz y necesito encontrar la forma de hacerla para siempre. ¿Pero cómo?

En este momento no puedo acelerar el tiempo ni adelantar procesos, pero lo que puedo hacer es aprender de otras personas e inspirarme.

Entonces, se me ocurrió platicar con algunas chicas que decidieron, como románticamente se dice, seguir sus sueños y vivir de ellos.

La primera es Alana Rivero. Conocí a Alana hace muchos años por twitter y con ella comparto la experiencia de haber trabajado en Disney.

Recuerdo muy bien cuando vivía en Monterrey y trabajaba para una revista digital, luego cuando se mudó a Cancún y empezó con su proyecto “Mercadillo Vintage”. He visto crecer su proyecto y definitivamente soy #TeamAlana.

Les dejo primero su Ted Talk, para que la conozcan mejor y luego la entrevista que le hice.

Espero que estas entrevistas les sirvan para inspirarse tanto como me han servido a mí.

¿A qué te dedicas?
Soy dealer de ropa vintage. Mi trabajo consiste en recolectar, restaurar y poner a la venta prendas que tienen más de 20 años de haber sido fabricadas y esto lo hago con la idea de valorar estilos de décadas pasadas y de reciclar, de volver a utilizar un producto que ya había sido desechado por alguien más.
rapsodia1
¿Alguna vez trabajaste para alguien más? Si es así, ¿Podrías decirme un par de pros y contras?
Antes de dedicarme de lleno al proyecto Mercadillo Vintage trabajé como co-editora para la sección de estilos de vida de una revista online y después como blogger para un hotel de Cancún. El trabajo en la revista me gustaba mucho pero odiaba trabajar para el hotel porque tenía que escribir diario en un sótano y usar un uniforme súper feo. Son cosas que tal vez no le afectarían a muchas personas pero para mi era deprimente no tener ventanas en mi área de trabajo y no hacer nada creativo durante el día. Cuando regresaba a mi casa ya no me quedaba energía para hacer nada más y, como me estaba muy triste, me sentía en un círculo vicioso en donde ya sólo esperaba que fuera fin de semana.

Pero ese trabajo también tenía ventajas. El horario era increíble (de 9 a 6, de lunes a viernes), me daban muchas prestaciones, el sueldo estaba bien y no tenía un puesto muy demandante así que podía olvidarme de la oficina los sábados y los domingos. Era un trabajo que me daba mucha seguridad pero poca emoción.

rapsodia2
¿Por qué decidiste emprender tu propio proyecto (o proyectos)?
Porque me di cuenta que en mi ciudad no existía una vacante de trabajo ideal para mi y entonces decidí crearla. Aunque fuera algo muy pequeño, sería el trabajo perfecto para mi, se ajustaría a mis necesidades y me haría muy feliz.

Tenía esa opción o, de plano, quedarme trabajando en una oficina sin ventanas así que elegí la primera opción.

¿Cuál fue la parte más difícil al inicio? ¿Sabías a lo que te enfrentarías?
¡No tenía ni idea! La primera venta vintage que hice fue un volado porque no estaba segura que en Cancún hubieran personas interesadas en comprar ropa usada con estilos de los 80 y los 90. Yo veía que todas se vestían con las mismas blusas de las plazas y me daba miedo que nadie quisiera usar una falda parecida a las que usaron sus abuelitas o tías. Para mi suerte, en esa venta vinieron muchas chicas y compraron la mayorías de las prendas. Tal vez si nadie hubiera comprado nada, me hubiera desanimado pero lo bueno es que no fue así.
rapsodia5
¿Cuál ha sido el mejor consejo de negocios que has recibido y de quién?
Mi modelo a seguir en cuestiones de negocios es mi papá. Él nunca me ha dado un consejo tal cual pero toda mi vida lo he visto emprender muchísimos proyectos y creo que eso me dio la idea de que si algo no funciona, puedes modificarlo hasta hacer que funcione.

Mi papá empezó a los 10 años vendiendo raspados en la tienda de abarrotes que mis abuelos tenían en Mérida y me cuenta la emoción que sentía cada vez que sacaba el hielo de la nevera para vender un raspado. Ahora tiene 68 años, no ha dejado de trabajar ni de imaginar proyectos y siempre, desde los 10 años, ha sido su propio jefe. Eso para mi es una inspiración constante.

¿En algún momento has dudado en seguir adelante? ¿Por qué?
Muchísimas veces. Algunos meses las ventas son increíbles pero otros meses no es así y ahí me entra el miedo de seguir con el proyecto pero es ese mismo miedo el que me hace ponerme las pilas y hacer que los siguientes meses sean buenos. Algo que ha cambiado o madurado en el transcurso de este tiempo es que para mi ya no es una opción dejar Mercadillo Vintage por un trabajo “más normal”. Lo haría si tuviera una necesidad mayor pero si no, con muchas ganas tengo que hacer que funcione mes a mes.

rapsodia6

¿Cómo te mantienes motivada?

Cuando las cosas no van muy bien me imagino qué sería de mis días si tuviera que volver a una oficina y me aterra tener que trabajar en algo que no me apasiona, me causa un conflicto enorme saber que no sería dueña de mi tiempo y que no tendría la capacidad de crear o de idear lo que yo quiera. Al pensar en eso, me concentro en hacer que Mercadillo Vintage siga adelante.

¿Tienes alguna frase, mantra o recuerdo que te ayude a seguir adelante en tiempos difíciles?

En mi escritorio tengo una ilustración que tiene una frase que dice “Haz de tu vida un sueño y de tus sueños una realidad”. Es una frase del autor de “El Principito”, Antoine de Saint-Exupéry.

¿Has tenido que sacrificar algo por tu proyecto?

Sí, he tenido que sacrificar la seguridad de un sueldo depositado en mi cuenta cada quincena. Cuando trabajas para una empresa sabes la cantidad exacta que vas a recibir cada mes y eso no pasa muchas veces cuando trabajas por tu cuenta pero creo que la opción que elegí tiene ventajas mucho más gratificantes.

¿Cómo mides el éxito de tu proyecto?

Una vez dije de broma que mido mi éxito en la cantidad de tardes que puedo estar trabajando en pijama alrededor de mis dos gatitas pero, ¡es cierto! Me siento exitosa cuando cierro la laptop a las 4 pm después de trabajar toda la mañana y me dedico a hacer otras cosas que me gustan.

¿Tu proyecto ya te permite tener estabilidad financiera? ¿Después de cuanto tiempo lo lograste?

Sí, hace algunos años me di cuenta que ya podía vivir de recolectar y vender ropa vintage y eso fue INCREÍBLE para mi. Creo que necesité unos dos años para lograrlo pero, como te decía, hay algunos meses que son mejores que otros en cuestiones de dinero.

Desde el principio combiné mi trabajo en Mercadillo Vintage con mi trabajo como redactora publicitaria y todavía me dedico a ambas cosas porque me gusta mucho escribir.

Podrías compartirme tus fuentes de inspiración (puede ser algún libro, blog, película, persona, etc.)
Hace poco una amiga me recomendó el libro “Show your work!” de Austin Kleon y me gustó porque en él vienen muchos consejos sobre cómo dar a conocer tu trabajo, sin importar el área en la que te desarrolles. Es un libro súper sencillo de leer y especial para los que tienen un proyecto en mente pero todavía no se deciden a mostrarlo al mundo.

También, mi novio me presentó a Tim Ferriss, el autor de “The Four Hour Workweek”. Es un libro que te explica cómo puedes ser más productivo sin dedicar todo tu tiempo al trabajo. Muchas personas piensan que si estás ocupado todo el tiempo significa que eres exitoso y productivo pero Ferriss demuestra que no tiene que ser así. Yo veía que mi novio siempre tenía una manera más efectiva de hacer las cosas que eran “obligatorias” y por eso tenía más tiempo para dedicarlo a sus hobbies así que le pregunté cómo le hacía y me enseñó este libro que todavía estoy leyendo pero me ha ayudado muchísimo para organizar mis semanas.

¿Qué nuevas habilidades tuviste que obtener para dirigir mejor tu proyecto?

Tuve que volverme más organizada, más disciplinada y más constante. Un proyecto que se inicia con la idea y la pasión de una persona necesita todos sus esfuerzos para volverse grande. Debo de aceptar que siempre he sido un poco OCD y por eso me he podido organizar bien para trabajar pero cuando empecé con Mercadillo Vintage tuve que volverme el triple de sistemática para hacer que las cosas funcionen a tiempo y de la mejor manera.

El año pasado renuncié a mi trabajo para iniciar mi propio proyecto, ¿Me darías algún consejo?

¡Felicidades! Ahora que ya renunciaste, mi consejo sería que tuvieras una agenda en la que te marcaras fechas para realizar cada paso de tu proyecto. Piensa cuándo quieres iniciar (¡lo más pronto posible!) y define qué tienes que hacer cada semana para lograr esa meta. Las listas funcionan súper bien para esto. Cuando ves tus ideas por escrito se sienten más reales y parece que es más fácil llevarlas a la práctica. Estoy súper emocionada por ti y por ver todo lo que vas a hacer ;)

Loading Facebook Comments ...

Post your thoughts