Viviendo una Vida simple

caballo sueco

“Life is really simple, but we insist on making it complicated”
― Confucius

En el último año pasé por muchos cambios en mi vida. Todo lo que parecía ser estable y bajo control desapareció.

El trabajo de mis sueños se convirtió en un hoyo negro y tuve que cambiarlo por otro. Tuve problemas personales que parecían no tener solución. Y básicamente todo lo que estaba viviendo era el reflejo de una vida complicada que había creado yo misma.

Sabia que tenia que cambiar y simplificar mi vida.

Mis cambios siempre han sido radicales, si llevas tiempo leyendo este blog recordarás cuando renuncié a un trabajo que odiaba y me fui a vivir a Shanghai con mis ahorros. Fue una experiencia inolvidable. Esta vez hice algo parecido. Renuncié a mi trabajo, vendí, doné y regalé todas mis cosas y decidí estudiar cerámica en Suecia. No me he arrepentido ni un segundo de mi decisión.

Mi vida aquí es bastante simple y la amo. Mis días incluyen yoga, nadar, andar en bici, hacer cerámica, cocinar vegano, acariciar a mis gatitos, tomar fotos, pasar tiempo con El Vikingo, meditar, dar paseos largos por el bosque, y cuando no hace tanto frío correr en trail. También me da tiempo te socializar con mis compañeros de cerámica.

Esta introducción tan larga fue para contarles que en estos meses he tenido tiempo para reflexionar sobre como vivir una vida más simple y ser más feliz. He hecho cambios que son universales, así que tu también puedes lograr vivir una vida simple aún viviendo en una ciudad tan grande como México y sin renunciar a tu trabajo. Aunque si quieres renunciar, hazlo. Prometo escribir un post sobre mis experiencias cambiando de profesión y como es posible crear la vida que quieres vivir. 

Mientras tanto, van algunas ideas para simplificar:

1. Regala, dona, tira todo lo que te estorba. Te recomiendo leer el libro de Marie Kondo “The life-changing magic of tyding up” si quieres seguir un método para deshacerte de todo lo que no necesitas. Vine a Suecia con una maleta, así que solo traje lo esencial. Mi ropa favorita, dos libros, mi computadora, mis productos de belleza necesarios. Esa maleta estaba llena de cosas que me hacen feliz y son esenciales en mi vida. Me siento ligera. Todos los días me visto muy bonito porque no hay cosas que medio me gustan en mi clóset, no tengo ropa vieja para usar en el estudio de cerámica, me despedí del “no tengo que ponerme” y del “esta ropa me hace ver gorda”. Al tener menos opciones y todas bonitas, simplifiqué mi forma de vestir. Mis vestidos bonitos no esperan por una fiesta, tal vez la gente me juzga por usarlos en el estudio y mancharlos de arcilla pero no me importa.

2. Desconéctate. Amo el internet, pero a veces lo uso a lo tonto como cuando paso media hora cambiando de app en app. Facebook, Instagram, Twitter, Vine, repetir todo el día. Aquí me puse horarios para no estar constantemente distraída. 10 min después de despertar, 10 minutos a las 2pm, un ratote mientras cocino a las 5pm. Una checada antes de dormir. Necesitamos recuperar el tiempo para ser y pensar.

3. Pasear. Camina un rato y observa todo a tu alrededor, puntos extras si paseas por un parque o por algún lugar con árboles, si encuentras un lugar con agua es mil veces mejor. Yo tengo esta vista muy cerca de mi, y todos los días veo a dos caballos. Soy muy afortunada. Al final de tu caminata terminaras muy relajado.

4. Come simple. Agrega frutas, verduras, semillas, legumbres a tu dieta. Entre más natural mejor, entre menos carne mejor. Disminuye el consumo de alimentos procesados, son malos para ti. Yo llevo casi 3 años siendo vegana y nunca me había sentido tan fuerte y con tanta energía. Estoy preparando un post sobre mi experiencia siendo vegana y pronto lo compartiré por si te interesa.

5. Haz ejercicio. No hay pretextos, puedes hacer yoga, correr, nadar o hacer alguna rutina de ejercicio de alto impacto. Yo no puedo vivir sin hacer ejercicio, cuando no tengo mucho tiempo hago alguna de estas rutinas, sólo necesitas 15 min.

6. Crea un ritual simple. El mío es beber una taza de té verde en mi taza favorita, hecha por mi. Ese tiempo lo ocupo para soñar. Entre más grandes los sueños mejor. Pienso en algo que me haga muy feliz y agradezco por lo que tengo y donde estoy. Cualquiera que sea tu situación, siempre trata de sentirte afortunado por lo que estas viviendo.

Creo que estos consejos son un buen inicio para vivir una vida simple. Poco a poco estoy tratando de simplificar todo lo que hago, hay que ser eficientes al disfrutar la vida. Les seguiré contando mis avances.

“Simplify, then add lightness”

Loading Facebook Comments ...

Post your thoughts